El hobbit, la desolación de Smaug

primer-poster-de-el-hobbit-la-desolacion-de-smaug-original

Hola a todos,

Estas navidades he tenido la oportunidad de ir al cine y ver un par de películas. La primera que vi fue la segunda parte de la trilogía de “El hobbit”.

Evidentemente, este tipo de obras a mí me atraen, por lo que mi crítica no será muy imparcial, me pones un elfo, un dragón y acción durante dos horas y yo ya soy felíz. 😛

Voy a empezar con las diferencias más evidentes entre el libro y la película que es la aparición del personaje femenino Tauriel, la elfa silvana del bosque negro, y de Légolas, el príncipe élfico sinda. A mí me ha parecido unas incorporaciones acertadas. En primer lugar, Légolas tenía que estar ya que los enanos “visitan” el reino de su padre, lo que pasa es que cuando Tolkien escribió “El Hobbit”, “El señor de los anillos” aún no pasaba por su cabeza y este personaje no existía, pero para los fans de la saga en película, es evidente que el director tenía que incluirlo.

Por otro lado, la aparición de Tauriel es necesaria ya que no hay ningún personaje femenino en la obra, y eso en la época de Tolkien se podía entender pero no en la actualidad. Así que para hacer la obra más contemporánea se han visto obligados a hacer este tipo de modificaciones, ya en la primera parte apareció Galadriel quien tampoco aparece en el libro.

En general la película me hizo pasar un buen rato. Las escenas de acción se suceden sin cesar, los diálogos son rápidos y la fotografía es espectacular. Quien vaya buscando una película de trasfondo social o psicológico se verá defraudado, pero eso ya debería saberlo sólo con saber el título de la película.

Lo anterior lo digo por un caso que me sucedió hace algunos años en el cine, viendo Misión Imposible 2. Aparte de que la película sea buena o mala, que ahora mismo no voy a entrar en ello, estás viendo una película que se llama Misión IMPOSIBLE y además, para colmo, es la SEGUNDA PARTE. ¿Qué puedes esperar de una película así? Pues cosas imposibles que además sean más increibles que las de la primera parte… pues un grupo  que estaba sentado detrás mía se pasó toda la película con comentarios como: “Sí, claro… ” “Eso no puede ser…” “Ya lo tendrían que haber matado…” y cosas así…. en fín.

Para terminar, recomiendo la película a todo aquel que le haya gustado la primera, a todo fan de Tolkien por supuesto y a todo aquel que le guste estar dos horas (o más) delante de una película sin tener que pensar mucho. Lo que sí considero indispensable para los que no hayan leído el libro de Tolkien es haberse visto la primera parte “El hobbit, un viaje inesperado”, ya que no son películas independientes, es una misma película rota en tres trozos.

2 pensamientos en “El hobbit, la desolación de Smaug

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.